loader image

Héctor Ruiz, un basketbolista que convierte las adversidades en un impulso para triunfar

Héctor Ruiz, uno de los atletas que forman parte de la fila de novatos de Gladiadores de Anzoátegui, se sentó a conversar con el departamento de prensa de la Armadura Anzoatiguense y, través de una agradable charla, dio a conocer parte de su historia, un poco acerca de su experiencia en la organización y un breve adelanto de sus planes a futuro.

Es oriundo del estado Anzoátegui y fanático del deporte desde que tenía 3 años gracias a la gran influencia de su tío Héctor Ruiz.

“Mi tío fue la persona que me indujo a hacer del deporte parte de mi vida. Siempre lo acompañaba a las canchas y a los estadios. Y así fue como nació mi pasión”, cuenta Héctor.

Asimismo, comenta que “yo lo acompañaba a todos su nacionales. Prácticamente crecí viéndolo inmiscuido de lleno en el mundo de los deportes. Por esa razón, desde muy pequeño, mi vida también se basó en los deportes porque, para mí, todo era un estadio, una cancha, un estadio, una cancha…”.

Comenzó jugando béisbol. Poco tiempo después, también inició prácticas de baloncesto. Sin embargo, alcanzó el punto en el que jugaba más baloncesto que béisbol. Y todo esto, siendo un bebé.

Posteriormente, a medida que fue creciendo y adquiriendo un completo uso de la razón, comenzó a entrenar. “Y, a partir de allí, mi tío empezó a llevarme para el gimnasio”, agregó.

Un año duro… Probablemente, el más duro

Cuando Héctor cumplió 12 años, le tocó enfrentarse a una de las pérdidas más dolorosas de su vida: El fallecimiento de su abuela, la señora Gricely Josefina Jiménez de Ruiz.

“Cuando mi abuelita murió, duré aproximadamente un año sin hacer nada. Estaba totalmente desconcentrado. No quería pensar en el basket ni en nada. Mis pensamientos estaban enfocados únicamente en mi casa y en mi abuela. Fue un hecho que me afectó en gran forma porque a mí me crio mi abuela. Toda mi vida he vivido con mis abuelos. Por esa razón, estuve muy mal, porque me hacía falta”, relata Héctor con cierta nostalgia.

El papel de su abuelo

Luego de la inesperada partida de la abuela de Héctor, su abuelo, el señor Héctor Luis Ruiz, tuvo que tomar las riendas y continuar siendo una pieza clave en su crecimiento y educación.

“Cuando mi abuela ya no estaba, mi abuelo nunca me dejó solo. Por ello, no tengo ni la menor idea de cómo agradecerle todo lo que ha hecho por mí. Porque, este tamaño, como quien dice, se lo debo a él”, refiere Héctor.

¡Hora de retomar!

Luego de ese año que, posiblemente Héctor lo defina como el más triste, el base/escolta decidió llenarse de fuerzas y levantarse para regresar a los tabloncillos.

De hecho, tuvo la oportunidad de representar al estado Anzoátegui en diversas competencias, así como también al estado Guárico. Pero…

¿Cómo llegó a jugar en Guárico?

Héctor Ruiz estuvo viviendo en el estado Guárico durante aproximadamente un año. Y, como abandonar el baloncesto no era un plan, en ese año se mantuvo practicando en una escuela de basket llamada “Guaros”, nombre que le hacía honor a su dueño, originario de Barquisimeto, estado Lara.

“La escuelita estaba ubicada en Tucupido. Y allí era donde yo vivía. Luego, me vieron jugar, notaron que tenía talento para el baloncesto y, partiendo de allí, me llamaron para formar parte de la plantilla que representaba al estado Guárico”, explicó.

Un “Gladiador”

En el año 2019, cuando Héctor tenía sólo 16 años, Gladiadores de Anzoátegui llevó a cabo un tryout a fin de brindarles una oportunidad a los jóvenes que se consideraran con habilidades, destrezas y el talento necesario para destacar en el baloncesto.

“Desempeñé mi mejor papel en el tryout y quedé”, recuerda con orgullo. “E inmediatamente, me incorporé a la organización”, añadió.

Leonardo Colmenares

“Recuerdo que “LeoColmenares (asistente de Spartans Distrito Capital en la actualidad) me dijo: —Cuando estés listo, te voy a traer a Gladiadores—. Y así fue. Cuando yo sentí que estaba listo, él me ayudó. Por eso tengo mucho que agradecerle, porque fue la persona que me brindó el apoyo para comenzar a desarrollar mi carrera profesional”, expresó.

El reto

Héctor Ruiz cuenta que, hasta ahora, y por fortuna, no le ha tocado experimentar un momento que pueda describir como realmente difícil dentro del baloncesto profesional. Sin embargo, asegura que “el verdadero reto es mantenerse”.

“Pero no hay nada que, con disciplina, entrenamiento, constancia y puntualidad, no se pueda alcanzar”, sostiene.

Metas a futuro

“Mi meta es representar a mi país. Estar en la selección de Venezuela. Además, si se me abren otras puertas y se me dan otras oportunidades, ¡bienvenidas serán!”, afirma.

Agradecimientos

Héctor recalcó que, además de su tío Héctor, su familia también ha estado apoyándolo en todo momento. Asimismo, hace especial mención a su madre, la señora Adriana Gricel Ruiz Jiménez, quien ha sido fuente de respaldo y motivación para el joven atleta.

Por otro lado, la Escuela Bulls también merece llevarse muchos créditos por parte del jugador, pues, según cuenta, “esta es la escuela que me ha estado apoyando durante todo el proceso de transición a mi etapa como profesional. Y, hoy en día, lo sigue haciendo”.

Por último, expresa que “voy de la mano de Dios a todos lados. Sin él, no soy nadie”.

Así describe Héctor a Gladiadores, su primer equipo profesional

Estoy súper agradecido con el equipo porque es la organización que me ha apoyado en todo el proceso de mi carrera, me ha abierto las puertas y me ha dado la oportunidad de jugar basket profesional.

Sólo espero seguir dando lo mejor de mí para poder permanecer en ella y seguir creciendo como persona y como jugador de baloncesto…

Publicado: Monday, Jul 08

1 Comment

  1. Yessica lugo

    Dios te bendiga grandemente y te guíe para que cumplas todas tus metas y logres todos esos propósitos en tu vida bendecido sea

    Reply

Submit a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *